Apropiación cultural de la lengua de signos

DEFINICIÓN *

* La apropiación cultural no es un fenómeno exclusivo de la lengua de signos y de la cultura sorda. Ésta es una guía sobre la apropiación cultural de la lengua de signos dirigido a personas oyentes.

La apropiación cultural podría definirse como una situación en la que una persona o grupo de personas oyentes utilizan la lengua de signos sin tener un pleno dominio de la misma o sin apreciarla totalmente.

Círculo grande de fondo negro con el texto "Sociedad oralista (cultura dominante)" y un círculo de fondo rojo y menor tamaño en su interior con el texto "Cultura sorda (cultura dominada)", una flecha apunta del círculo rojo al interior del círculo negro
Clic para descargar

En todas las definiciones de apropiación cultural (en general) se enfatiza el hecho de que una cultura dominante o mayoritaria adopta elementos de una cultura dominada o minoritaria (Cambridge Dictionary, Macmillan English Dictionary for Advanced Learners y Oxford English Dictionary). Generalmente, la cultura dominada ha sido sistemáticamente oprimida por la cultura dominante. En este caso, la cultura dominante es la sociedad oralista y la cultura dominada es la cultura sorda.

Entrevista sobre la apropiación cultural de la lengua de signos en el programa See Hear de la cadena televisiva británica BBC a Paddy Ladd, prestigioso académico e investigador de la Universidad de Bristol, y a Jephta Asamoah, premio al Estudiante del Año en Reino Unido en 2018 (con subtítulos en español aportados por el colectivo Gafas Turquesas).

PRIVILEGIO OYENTE

El escritor Greg Tate, persona negra con gorro de ala, bigote, bufanda de cuadros y gabardina
Greg Tate

Todo menos la carga

El escritor estadounidense Greg Tate publicó en 2003 un libro titulado Everything but the burden, que podría traducirse por 'Todo menos la carga' en clara alusión a la apropiación cultural de la cultura negra por las personas blancas. Todo menos la carga es lo que su madre le decía a Greg en referencia a que las personas blancas están tomando todo tipo de elementos de la cultura negra sin vivir su sufrimiento.

De la misma manera, las personas oyentes están tomando la lengua de signos para variados intereses conservando sus privilegios y sin sufrir su marginación que hoy en día se sigue produciendo en todos los ámbitos. Estos privilegios oyentes no sólo son los privilegios basados en la audición, sino incluso en el acceso a puestos de trabajo y certificaciones relacionadas con la lengua de signos que son vetadas a las personas sordas por no haber tenido las mismas oportunidades y beneficios.

FACTORES QUE EXPLICAN SU IMPACTO

La apropiación cultural de la lengua de signos está aumentando en los últimos años con la expansión de Internet y las redes sociales. En algunos casos es bien tolerado pero en otros está despertando controversia y generando reacciones en contra por algunas personas sordas activistas. No todos los casos son iguales, por lo que la reacción no es siempre la misma. ¿De qué depende esto?

Richard A. Rogers, investigador de la Universidad Northern Arizona, propuso cuatro factores que explican la gravedad de la apropiación cultural:

(IN) voluntariedad

Es decir, si eres o no consciente de que estás haciendo una acción de apropiación cultural. Por ejemplo, es muy diferente hacerlo con la finalidad de beneficiarte de alguna forma (económicamente, reputación digital, etc.), aunque la intención sea buena, a hacerlo porque es la clara voluntad de las personas sordas.

(DES) igualdad

Reflexiona si la acción que estás llevando a cabo promueve de alguna otra forma la igualdad entre las personas sordas y oyentes. Por ejemplo, ¿te limitas a enseñar lengua de signos sin promover el empoderamiento de las personas sordas? ¿Sirve para algo más que para mostrar un "exotismo" o la belleza de la lengua de signos?

(DES) equilibrio

¿Crees que las personas sordas pueden tomar sus propias elecciones en relación a tu intención? Por ejemplo, si enseñas lengua de signos en tus redes sociales, quizá una persona sorda no pueda alcanzar tu impacto porque no tiene tus mismas habilidades orales que utilizas para dirigirte a tus seguidores/as. Es decir, no puede elegir hacer lo mismo que tú.

(IM) pureza

El grado de dominio que tengas de la lengua de signos generará mayor o menor malestar en las personas sordas. Por ejemplo, probablemente no te atreverías a cantar en inglés en tus redes sociales si eres consciente de que tu dominio del idioma es deficiente y mucho menos si nunca habías cantado ni en tu propio idioma.

Fuente: Rogers, R. A. (2006). From cultural exchange to transculturation: A review and reconceptualization of cultural appropriation. Communication Theory, 16(4), 474-503.

4 RAZONES POR LAS QUE MOLESTA LA APROPIACIÓN CULTURAL

Trivializas la opresión histórica a la lengua de signos

La lengua de signos parece estar ahora de moda y eso puede ser bueno. Pero es necesario recordar que ha sido oprimida por el oralismo históricamente e incluso que ha sido objeto de genocio lingüístico. En los últimos años, las comunidades sordas de todo el mundo están haciendo un enorme esfuerzo para poner en valor la riqueza y complejidad de la lengua de signos, así que no deberías tomártelo a la ligera y expresarte en lengua de signos en tus redes sociales de cualquier manera.

Muestras tu pasión por la lengua de signos pero mantienes tus privilegios

La lengua de signos es una lengua para todo el mundo. Cualquier persona puede aprenderla y las personas sordas están encantadas por ello. Sin embargo, no lo están tanto con la idea de que su legado cultural sea utilizado por las personas oyentes solo para su beneficio. Por ejemplo, que las personas oyentes ocupen puestos de trabajo que podrían ser ocupados por personas sordas que no tienen ni han tenido privilegios oyentes*. Por muy legítimo que sea este beneficio, esto no debe ser óbice para alardear de ello con canciones mal signadas por tu alumnado. ¿Te has planteado compartir tu tiempo y tu espacio con las propias personas sordas?

* Si no has entendido el concepto de privilegio oyente, vuelve a leer más arriba sobre el escritor Greg Tate.

Priorizas tus privilegios sobre los sentimientos de las personas sordas

Las personas oyentes tienen muchos argumentos para defender que no hacen apropiación cultural: que tienen libertad de expresión, que la lengua es de todos, que hay que unirse más que separarse, que es bueno para las personas sordas, etc. Por supuesto que no hay ninguna ley que te prohiba usar la lengua de signos como quieras pero date cuenta de que, en el fondo, son los mismos argumentos que se utilizaron en el pasado y que se siguen utilizando para legitimar el oralismo y la opresión de la lengua de signos: que tu propósito y tu razonamiento son superiores a cualquier necesidad y sentimiento de las personas sordas. Si tu intención es tan genuina pero hay personas sordas a las que les molesta, ¿para qué lo haces?

Perpetúas estereotipos sobre la lengua de signos

Tener un excelente dominio de la lengua de signos implica dominar sus reglas en todo su potencial: su fonología, su pragmática, su variedad lexical, los clasificadores, la simultaneidad, el espacio sígnico, la metáfora visual, el ritmo signado o la mirada concordante, entre otros muchos aspectos. No todas las personas sordas tienen este grado de dominio, precisamente porque la lengua de signos fue objeto de opresión y no fue enseñada formalmente en la escuela como lo fueron las lenguas orales pero, aún así, es extremadamente tan fácil percibir la naturalidad con la que se signa como el acento con el que se habla. Observa si estás dejando claro que la lengua de signos no es mera estética y si no estás banalizando su complejidad como lengua.

PIRÁMIDE DE ACTITUDES ANTE LA APROPIACIÓN CULTURAL

Clic para descargar

Ignorancia: tu intención es buena, pero no sabes que estás haciendo una apropiación cultural que puede molestar a las personas sordas.

Indiferencia: sabes que le puede molestar a algunas personas sordas, pero no te importa porque crees profundamente que estás haciendo lo correcto. Así que, simplemente, los comentarios negativos no te afectan.

Minimización: intentas quitarle importancia, argumentando que hay personas sordas a las que les gusta lo que haces o que sus reacciones en contra son exageradas.

Ridiculización: muestras tu superioridad respondiendo con comentarios jocosos o irónicos sobre lo "absurdas" que están siendo algunas personas sordas sobre la apropiación cultural.

Hearingsplaining: te ofende tanto la acusación de apropiación cultural que, en lugar de intentar entender qué ocurre, pasas directamente a explicar la superioridad de tus argumentos (incluso con cierta condescendencia o menosprecio).

Ciberaudismo: atacas con comentarios de desprecio o insultos o permites que otras personas oyentes lo hagan por ti (ciberaudismo es un término acuñado por K. Crom Saunders en 2016, de la Universidad Columbia College Chicago).

NO HAGAS HEARINGSPLAINING

Es una de las actitudes más frecuentes que puede encontrarse entre las personas oyentes, a quienes les cuesta identificarse en ella pero que las personas sordas suelen percibir rápidamente con malestar. Aún ahora estamos empezando a ponerle nombre: HEARINGSPLANING

Hearingsplainig está considerado una forma de audismo. Es un neologismo que tiene su origen en la palabra inglesa mansplaining que, según el diccionario Merriam Webster, se usó por primera vez en 2008, con el sentido de "explicar algo a una mujer de una manera condescendiente que asume que no tiene conocimiento sobre el tema". Mansplaining, que la Fundeu propone traducir como machoexplicación o "condescendencia masculina", se ha extendido a otros ámbitos aparte de la mujer como whitesplaining (los blancos explican) o rightsplaining (la derecha explica).

Hearingsplaining es cuando las personas oyentes explican temas sobre la cultura sorda y la vida de las personas sordas que realmente no entienden. Me gustaría ampliarlo para incluir que también ignoran y no respetan la opinión y la aportación de la comunidad sorda (Tracy Stine, 2020)

6 ejemplos de hearingsplaining

Explicas algo sobre la comunidad sorda o la lengua de signos sin que te lo pidan.

Explicas cosas que deberían ser exclusivas de las personas sordas, por ejemplo, sobre su integración social.

Intentas convencer a una persona sorda de lo que debe gustarle o de lo que debe pensar, ignorando sus sentimientos y experiencias vitales.

Insistes con condescendencia a una persona sorda que se equivoca.

Apoyas tus argumentos con lo que otra persona sorda te ha dicho.

Sueltas una retahíla de argumentos académicos algo enrevesados.

¿TE HACES UN LÍO?

Quizá este esquema te ayude a aclarar las cosas

Clic para ver en tamaño grande

UNA BUENA INTENCIÓN NO ES JUSTIFICACIÓN SUFICIENTE

Para entender cómo evitar causar daño al participar en otra cultura tienes que estar abierto a la posibilidad de que la gente de esa cultura puede tener una perspectiva diferente a la tuya

(Maisha Z. Johnson, 2015)